Es evidente que ganar en casa será siempre complicado, dado la forma en que los equipos se colocan sobre el campo. Los visitantes naturalmente. El partido frente a L, Alcudia fue una clara muestra de esto. Cuatro defensores que apenas sobrepasan las líneas de sus propias áreas y buscan el cero a cero o como mucho alguna contra productiva. Pero la medicina del Dénia fue una garantía de que el gol llegue, uno, más o el que haga falta para sumar tres puntos. Los dianenses, incansables,..
Polsa en este enllaç per a llegir la resta de la crònica