Los groguets tuvieron un partido cómodo pese a jugar en inferioridad numérica durante muchos minutos tras la expulsión de Nico.

Los groguets se reactivan goleando a un débil At. Carcaixent. El poco público que asistió al campo Diego Mena, en una tarde con lluvia, comprobó que el Dénia despejó cualquier atisbo de duda sobre su trayectoria liguera.
Desde el pitido inicial se vio cómo el equipo salía dispuesto a ser el que mandase sobre el rectángulo de juego. El técnico, Jesús Moratal, cambió su sistema habitual de juego y pobló con más hombres su línea medular. Eso provocó que fuesen los locales quienes controlasen el juego y tuviesen una mayor posesión.
El conjunto valenciano causo una pobre impresión en su visita a la capital de la Marina Alta. Fue un equipo sin fe y bastante débil en todas sus líneas.
A los pocos minutos de juego el conjunto groguet tuvo varias ocasiones para haber inaugurado el marcador. En ambas Carlos Ribes no estuvo afortunado y definió mal en su remate a portería.
Conforme fueron pasando los minutos, un hombre acaparó toda la atención de los seguidores. Brian se convirtió en el conductor del juego de los dianenses y abasteció de balones a los delanteros. Además, se bastó él solo para coger mucho terreno en la línea de centrocampistas.
Sería injusto no destacar la gran labor que realizó Heredia. Una tarea sorda de las que no se ven por la gente que está en la grada, pero muy eficaz. Ayudó en todo momento a corregir los despistes del joven Brian, que perdió la posición alguna vez que otra. Estuvo atento para realizar las coberturas a los laterales. Fue uno de los partidos más completos que hasta el momento ha realizado este jugador en el Dénia.
En el minuto 32 llegó el primer gol de la tarde. Panucci aprovechó de una falta de entendimiento de los centrales visitantes para marcar. Este tanto le dio mucha tranquilidad al Dénia que llegó con ventaja al descanso.
En la segunda mitad, las cosas apenas cambiaron. Sólo hubo un equipo sobre el rectángulo de juego.
En un error garrafal de la defensa dianense, Nico tuvo que derribar a Zapata cuando se iba solo hacía la portería de Maxi. El central dianense vio la tarjeta roja. Esto ocurrió en el minuto 53 y restaba mucho por jugarse. El Dénia se sacó el mono de trabajo y supo seguir dominando a un rival.
Pese a la inferioridad, los de Moratal no pasaron apuros. En el minuto 61 Brian remató de cabeza una falta ejecutada por Carlos Ribes y marcó el segundo. Con este gol el At. Carcaixent bajó los brazos.
En el 73 Brian, desde 30 metros, vio la posición adelantada del portero visitante y le batió con un tiro muy colocado. En el minuto 89, en un error de la defensa dianense, Chema marcó el tanto del honor para los visitantes.
Esta victoria pone fin a la mala racha del Dénia, que estuvo cuatro jornadas sin ganar.

Fuente: Las Provincias