El conjunto groguet sale de la promoción de ascenso tras caer ante el Playas Gandia por 1 a 3 en el campo Diego Mena. El partido, una vez más, no despertó el interés de los aficionados de Dénia. Las muchas sillas vacías en el campo evidencian que quizás habrá que volver a plantearse jugar por la tarde y así evitar coincidir con otros acontecimientos que tienen lugar en la ciudad.
Comenzó bien el Dénia, con una ocasión en los primeros minutos en la que Faye remató de cabeza pero el balón salió desviado por poco. La respuesta del Playas no se hizo esperar mucho. Pertxa enganchó un disparo desde fuera del área al que respondió Maxi metiendo una mano y desviando el balón a saque de esquina. Apenas habían pasado diez minutos y el partido prometía.
Pero nada más lejos de la realidad. Ya no hubo más jugadas claras de peligro sobre las áreas. Eso sí, el Dénia llegó a base de faltas laterales, en las que tampoco supo sacar provecho. Sobre el campo había dos equipos con mucho miedo, demasiado respeto y la sensación que los dianenses jugaron al ralentí y sin la intensidad que requiere un equipo que es el líder de la categoría.
En la segunda mitad, un error clamoroso dianense propició que el balón le llegase a Álex, para que libre de marca adelantase a los visitantes. Sólo había transcurrido segundos de la reanudación.
A partir de ahí y con el marcador en contra, la intensidad de los locales cambio de forma radical. El Dénia pasó a dominar a su rival, abrir el juego por las bandas y a crear peligro. El propio entrenador dianense, Jesús Moratal, declaró tras el partido, que «nos vino bien encajar el gol para despertarnos».
Empató el Dénia en el minuto 61, con un tanto de Ferrán al cabecear un saque de esquina. Restaba mucho tiempo pero el Playas, que es un buen equipo, contuvo bien el empuje dianense.
En el minuto 80 llegó la jugada clave del partido. El árbitro señaló un claro penalti a favor del Dénia. Lo lanzó Gervasio y Toni metió una mano para desviar el balón a córner. A partir de ahí, el equipo de la Marina Alta desapareció del terreno de juego.
El Playas lanzó contragolpes en clara superioridad numérica que no supo definir. El colegiado pitó una pena máxima en contra del Dénia y Álex marcó el segundo gol para el Playas. Los de Moratal siguieron afectados por el golpe moral que supuso el pasar de un posible 2 a 1 al 1 a 2 y vieron impotentes como Palau marcó el tercero y sentenció.
Tras el encuentro, Moratal señaló que «hemos recibido excesivo castigo al trabajo que hemos realizado. Estamos atravesando una mala racha que espero que haya acabado hoy». Razón no le falta, el Dénia comenzó la jornada como líder y la terminó en cuarta plaza. Durante la semana el cuerpo técnico y la plantilla tendrán tiempo para la reflexión.
La directiva mañana tiene una charla informativa con los aficionados en la Casa de la Paraula, en el Estación Marítima, a las 19 horas.

Fuente: Las Provincias