La duda en el equipo técnico es el jugador Viale, que sufre dolores en la rodilla


Un momento del último encuentro disputado por la plantilla del Dénia en el Nou Camp de la capital de la Marina Alta.

El Dénia necesita un punto para certificar la permanencia en la categoría. La expedición dianense sabe lo mucho que se juega y por ello que apenas si se ha hecho trabajo psicológico, ya que no ha hecho falta.
El equipo ha entrenado con total normalidad durante la semana, el único jugador que preocupa al cuerpo técnico es Viale, que tiene molestias en su rodilla. De hecho ha trabajado a un ritmo inferior al del resto de jugadores.
Se pierden este choque por sanción el portero, Iván Vidal, y el centrocampista, Xicu.
El posible once que salte ante la Gramanet puede ser el formado por Limones, bajo los palos, con una línea defensiva con Aceitón, Mendoza, Garrido y Barón. Con un doble pivote defensivo en el que estarían; Juan Carlos y Pablo Vidal. En la línea medular Cristian por banda derecha, Hidalgo por banda izquierda y Sérvulo por el centro. Mientras que la única referencia arriba sería la de Mesa.
Será una tarde donde los teléfonos móviles cobrarán protagonismo, porque a buen seguro que en el banquillo amarillo, según como vaya el partido, querrán tener noticias de lo que sucede en campos como el Luis Suñer Picó, Foietes y en la Ciudad Deportiva del Valencia.
Lo mejor para los dianenses es que dependen de sí mismo para salvar la categoría, con un empate sería suficiente, aunque todos saldrán dispuestos a sumar los tres.
El técnico, Guillermo Santos Juanes, ha transmitido tranquilidad, «creo que este es un partido que todos los jugadores quieren jugar. No hace falta motivación, ellos mejor que nadie saben lo que se juegan. El equipo va a dar el máximo y vamos convencidos de que puntuaremos y así salvamos la categoría».
Referente a la ausencia del portero titular Iván Vidal, por sanción, el propio técnico ha comentado, «Iván es un gran portero, pero Limones ha trabajado muy bien y las veces que le ha tocado jugar ha rendido a un gran nivel, por lo que en este aspecto no estamos preocupados, confiamos plenamente en Limones». El equipo se juega mucho y por eso sus más fieles seguidores, entre estos, los integrantes de la peña La Palmera, van a estar presente para alentar a sus jugadores en esta cita tan importante.
El choque se juega al igual que todos los que tienen implicación tanto por la parte de arriba de la clasificación, como por la parte baja, se van a jugar a partir de las 18 horas.
El árbitro designado para dirigir el partido Gramanet-Dénia es el tinerfeño, Acosta López.
Este puede ser el último partido de la temporada para los amarillos, lo que cuál sería una gran noticia, de no ser así, el Club Deportivo Dénia tendría que disputar una eliminatoria contra otro equipo de la Segunda División B, a ida y vuelta parar saber si se queda o desciende.

Fuente: Las Provincias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*