El Dénia logró una victoria imprescindible. Los de la Marina Alta doblegaron a un rival directo por la permanencia. Además de los tres puntos, los amarillos se hacen con el golaveraje particular con el Terrassa, algo sumamente importante dada la igualdad que a falta de nueve jornadas para el final de campeonato se da en la zona baja de la clasificación.

El partido resultó anodino y muy trabado en la primera mitad. Los dos equipos estaban más preocupados de no encajar goles que de buscar el marco contrario. El Dénia generó el poco peligro que hubo a base de faltas laterales de las que no supo sacar provecho.

Todo cambió tras el descanso, sobre todo a raíz del penalti sobre Mesa, que significó la expulsión del central Raúl Pérez. Nada más después del 1-0, fue el lateral Sierra quien vio la segunda tarjeta amarilla, dejando al Terrassa con nueve.

En lanzamiento de esa falta, Mesa, de un perfecto cabezazo, sentenció el choque. En los minutos finales, el Dénia pudo aumentar la cuenta. Un remate de Pallarés, también con la testa, se estrelló en el poste defendido por Relaño.

Javier Zamora. Dénia

Fuente: Las Provincias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*