El conjunto groguet venció con toda claridad y suma facilidad a sus vecinos de la UD Ondarense por 1 a 5. Un resultado que se quedó corto, ya que los jugadores del Dénia dispusieron de muchas oportunidades para haberlo ampliado, sobre todo, en la segunda mitad, cuando Armando erró un lanzamiento de penalti.

Aunque todavía se está en pretemporada, era un partido donde la plantilla dianense que dirige Jesús Moratal necesitaba la victoria para ganar en confianza y despejar los fantasmas de las dos últimas derrotas ante Benidorm y Algemesí.

Este triunfo en su visita al Vicente Zaragoza que hay que valorarlo en su justa medida. La calidad de una plantilla y otra tiene diferencias, aunque en la primera mitad del partido no quedó plasmada sobre el rectángulo de juego.

Con pocos minutos disputados, en un saque de banda dianense, la defensa de la UD Ondarense se quedó parada y Javi García demostró su pillería para anotar de un fuerte chut cruzado el primer gol del encuentro.

Con un tanto en contra, parecía que los jugadores locales lo iban a pasar mal ante un Dénia que les dominaba. Pero en una jugada embarullada en el área dianense, el balón llegó a la cabeza de Carlos, para que rematase al fondo de las mallas. La UD Ondarense logró así la igualada en el marcador.

La falta de intensidad defensiva y contundencia en el despeje provocó el enfado del técnico dianense. El gol que significó el empate a uno creó dudas a un Dénia que no acertaba a la hora de enlazar el juego del centro del campo con el de su ataque.

Al filo del descanso, una falta al borde del área local fue ejecutada por Carlos Ribes, que marcó el segundo tanto para el Dénia. Con el 1 a 2 en el marcador se llegó al final de la primera parte.

En el segundo período, los cambios introducidos por el técnico dianense, Jesús Moratal, unidos a la superioridad física de su equipo, provocó que el dominio dianense se acentuase con el paso de los minutos.

La falta de fondo físico en los jugadores locales les pasó factura. Los huecos en defensa de los ondarenses fueron cada vez mayores y esto lo aprovecharon los jugadores del Dénia para ir anotando goles y abriendo distancia respecto al contrincante.

Olfato de gol

El tercer gol del conjunto groguet fue obra de Javi García, que evidenció su olfato de gol al rematar un balón suelto en el segundo palo.

Poco después llegó un derribo sobre Michael dentro del área de la UD Ondarense, que el colegiado castigó con pena máxima. El encargado de lanzar el penalti fue Armando, pero no tuvo suerte. El portero local le adivinó el lanzamiento y desvió el balón a córner.

Poco a poco, el Dénia fue poniendo cerco a la portería de su rival y el cuarto tanto no tardó mucho en llegar. Fue obra de Armando, en un buen remate con un disparo potente ante el que nada pudo hacer el portero. Este gol le vino muy bien al ariete dianense cara a ganar en confianza.

Los últimos minutos del partido siguieron por los mismos derroteros. El quinto y último tanto para el Dénia llegó al culminar Ismael una buena jugada personal por banda derecha.

Esta victoria clara por 1 a 5 puso de manifiesto la calidad existente entre las plantillas del Dénia y la UD Ondarense.

Fuente: Las Provincias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*