El pasado sábado el juvenil A se desplazó hasta el estadio “Fort Llopis” del Grau de Gandía para disputar un importantísimo partido contra el Portuarios.

El partido empezó con muchísima intensidad por parte de los dos equipos. Mientras los chicos de Molina intentaban hacerse con la posesión del balón, el equipo local estaba muy bien colocado y presionando en la zona de tres cuartos de campo pero, aún así, “els groguets” dispusieron de varias ocasiones claras de gol hasta que en el minuto 24 Sebas pusiera el 0-1 en el marcador. Lejos de conformarse el equipo siguió jugando igual con las mismas ganas luchando cada pelota y mostrándose sólidos en defensa hasta que llegó el segundo gol para los visitandes de mano de Dario. A partir de aquí, el equipo del Portuarios intentó recortar distancias sin acierto hasta el descanso. Hay que decir que al final del primer tiempo el arbitró no pitó un penalty clarísimo y perdonó la expulsión de un jugador local.

 

En la segunda parte, el equipo volvió a salir un poco dormido del vestuario y lo pagó una vez más con un gol en el minuto 46. A partir de el gol, el Portuarios creyó en la remontada y pudo empatar con una jugada clarísima de gol que sacó Joseph debajo de los palos. Los dianenses supieron sufrir y siguieron buscando el gol hasta que en el minuto 85 Isaac pusiera ell 1 – 3 después de una jugada de Dilens que dejó a su par atrás por velocidad y asistió a Isaac para que anotará el tanto. 

 

Este gol supuso un respiró para los visitantes que no bajaron en ningún momento la intensidad lo que provocó que en el minuto 90 Juanjo realizará el cuarto gol del Dénia después de una recuperación y un pase magistral de Alberto a Steven que asistió perfectamente a Joanjo que entraba como una flecha por el segundo palo para rematar la jugada y el partido.

 

Finalmente, hay que decir que todos y cada uno de los componentes del equipo realizaron un partido extraordinario y desde aquí queremos felicitarles por la victoria y por el esfuerzo y sacrificio de cada entrenamiento. También hay que dar las gracias a la afición que se desplazó hasta el Grau de Gandia y animó al equipo a pesar el frío.