La victoria conseguida por el Dénia ante el Terrassa el domingo ha traído tranquilidad y autoestima en el vestuario amarillo. Los dianenses comenzaron el partido ocupando puestos de promoción de permanencia y lo acabaron alejados dos puntos de la lucha por evitar el descenso.

El Dénia necesitaba que los tres puntos se quedasen en casa tras siete jornadas sin ganar, lo que había provocado un estado de ansiedad perjudicial para los jugadores.

El triunfo se logró merecidamente aunque no con buen juego. El técnico dianense, Manolo Sánchez, ha comentado que “estábamos obligados a ganar como fuese y lo hemos conseguido por eso estoy contento. Una vez más tengo que felicitar a mis hombres, creo que lo han dado todo y han hecho un gran trabajo”.

El desenlace del choque vino marcado por la jugada del penalti y la consiguiente expulsión del central egarense. “Sí, esa fue la jugada clave, nosotros en la caseta, durante el descanso, lo hemos hablado, había que forzarles al máximo y por eso en la segunda parte hemos salido con otro aire, y el penalti y quedarse en inferioridad numérica les ha pasado factura, aunque la sentencia ha sido el segundo gol”, comentó.

Cuando sólo faltan nueve jornadas para que concluya el campeonato el triunfo era vital, por eso el técnico ha destacado el hecho de tener el gol average a favor con los catalanes porque “el Terrassa es un equipo que al igual que nosotros va a luchar por la permanencia”.

El equipo va a variar sus entrenamientos esta semana ya que el técnico ha dado fiesta el día de san José y volverá a entrenar el viernes antes de salir con dirección a Gavà donde jugará el sábado a las 16,30 horas. El Gavà es otro rival directo por el eludir el descenso, y el partido será de nuevo decisivo.

Fuente: Las Provincias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*