Los rojillos suman su primera victoria de la temporada ante unos groguets que volvieron a dar una mala imagen fuera del Diego Mena.

image

Primer triunfo de la temporada y con goleada. El Pego superó con claridad a un débil Dénia y se llevó justamente el primer derbi comarcal de la temporada al vencer a los groguets por 4 a 1. En una tarde plomiza, con ligera lluvia en el arranque del encuentro, el campo del Cervantes de Pego registró una buena entrada para presenciar el choque.

image

Desde el saque inicial se pudo comprobar la diferencia de intensidad de unos y otros. Los locales salieron con muchos más brío al terreno de juego y eso propició que desarbolasen al Dénia en casi todas sus acciones.
El equipo de Jesús Moratal, durante los primeros 30 minutos del partido, no estuvo. Se vio a unos dianenses totalmente desubicados sobre el campo y sin ideas.
Ante esta situación fue el Pego quien comenzó a llegar con peligro al área dianense. En el minuto 11, en un clamoroso error de la zaga visitante, fue David quien consiguió adelantar a los rojillos con un buen gol. Cruzó el balón al palo contrario de donde estaba el portero dianense Maxi.
El tanto de los pegolinos todavía dejó más tocado de lo que estaba al conjunto de Moratal. El técnico local sabía que su rival estaba tocado y buscó noquearlo. Por ello, siguió insistiendo a sus hombres para que no bajasen su intensidad.

En el minuto 20 llegó el segundo gol de los rojillos, marcado por Ricardo en el lanzamiento de una falta lateral. El esférico cruzó el área pequeña dianense sin que nadie lo despejase, para acabar alojado en el fondo de la portería.
Este tanto despertó a los jugadores de Jesús Moratal, que comenzaron a jugar con más acierto y se apoderaron del esférico. Fruto de su mejor juego, llegó el 2 a 1, marcado por Michael en una buena jugada al contragolpe.
Tras el gol de los groguets, fueron los visitantes quienes pasaron a tener el dominio del juego, aunque mostraron carencias de ideas a la hora de romper la defensa local.
En el minuto 44 y a puertas del descanso, subió el tercer gol de los locales en el marcador, en un balón en profundidad que aprovechó Ismael para batir a Maxi en su salida.
En la segunda parte, el técnico dianense dio entrada a sus hombres de banquillo, pero el equipo, lejos de mejorar, empeoró con el paso de los minutos. Su juego fue un auténtico despropósito, faltaron ideas y tampoco supieron aprovechar la superioridad numérica con la que jugaron desde el minuto 70 por la expulsión del local Ismael.
En la recta final del choque el equipo local marcó el 4 a 1 definitivo en un remate de cabeza de Frede. Los dianenses tan sólo dispararon con peligro sobre la portería pegolina en dos remates de Faye que detuvo bien el portero local.
Es complicado explicar cómo puede cambiar tanto un equipo de una semana a otra. El Dénia lejos de su feudo, el Diego Mena, deja de ser un equipo aguerrido para convertirse en un conjunto muy blando sin apenas mordiente y esto le lleva a cometer errores infantiles que le cuesta el partido.

Fuente: Las Provincias