El equipo se acerca a la cola de la tabla

El Dénia sumó en Badalona una nueva derrota, y ya van seis jornadas en las que el conjunto de la Marina sin ganar.

De estar hace algunas semanas en posiciones cómodas en la clasificación se ha pasado a quedar a tan sólo dos puntos de puestos de promoción de permanencia.

Los últimos partidos que ha jugado el equipo que dirige Manolo Sánchez han venido marcados por falta de chispa en la plantilla dianense y por errores muy puntuales, que está pagando muy caro.

De momento el hecho que rivales directos por la permanencia, como son el Baleares, Ibiza, Alzira o Santa Eulalia, no consigan tampoco victorias hace que el Dénia no se vean envuelto en una situación critica.

La afición se está apagando poco a poco, y esto sí que es preocupante, el equipo está generando dudas y estas tienen que quedar cuanto antes despejadas.

El ánimo por parte de los seguidores está siendo máximo, algo que es necesario para afrontar las próximas jornadas de liga. La unidad tiene que ser total, para intentar que el equipo alcance cuatro victorias para alcanzar los 45 puntos y asegurarse la permanencia. La competición está siendo dura, pasa factura semana tras semana, llegan las sanciones y las lesiones con jugadores importantes también se han cebado. José Jaime y Pablo apenas han podido jugar, el primero sólo lo ha hecho en dos partidos, mientras que Pablo cayó cuando en mejor forma estaba y prácticamente también ha dicho adiós a la temporada.

Ahora todos los partidos que el Dénia tiene que jugar en casa, se han convertido en auténticas finales, y deberá ganarlos todos.

El entrenador Manolo Sánchez

Fuente: Las Provincias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*