La afición del Dénia debe de movilizarse y apoyar al club. Esta es una reflexión que hace la directiva y que tienen que tener en cuenta los seguidores del equipo más representativo de la comarca.
Estar en la categoría de bronce del fútbol español supone un gran esfuerzo para poder tener un equipo digno que pueda competir en la Segunda B.
Tras el descalabro tanto deportivo como económico de la temporada pasada, la directiva que preside Eric Barber, tomó sabiamente la decisión de reducir en casi un 50% el presupuesto, no le quedaba otra.
Se confió en un técnico que ha demostrado que de fútbol sabe mucho y junto con el secretario técnico, Pepe Carpi han confeccionado una plantilla muy compacta. Su comienzo de liga ha sido el mejor hasta el momento en la categoría.
Pero la situación deportiva no va acompañada por el respaldo económico que el club necesita. Desde el Ayuntamiento la promesa de ayuda, de momento, se ha quedado sólo en eso, promesa.
Las gestiones que desde la directiva se han hecho con empresas de la ciudad, tampoco han dado resultado.
La situación económica se está dejando notar, pero se confiaba tener más ayudas por parte de la iniciativa privada. La realidad está siendo diferente.
Es el momento de la afición. Tomando como ejemplo, al próximo rival del Dénia, el Orihuela, un club que ha atravesado graves problemas económicos, que le llevaron a estar cerca de su descenso e incluso de su desaparición, hace escasos días.
En esos duros momentos, fueron sus seguidores quienes se lanzaron a la calle, se movilizaron y buscaron soluciones para salvar a su equipo del alma, el Orihuela.
¿Por qué en Dénia no se produce este tipo de manifestaciones?. La directiva está con el agua al cuello y más que nunca los ciudadanos tienen que demostrar que quieren un equipo en Segunda División B. Es hora de arrimar el hombro, hay plantilla hay cuerpo técnico y podemos estar ante una gran temporada del Dénia.
Los jugadores necesitan cobrar, el club necesita cuanto antes ingresos para garantizar todos los pagos. Es necesario que crezca la masa social y que lleguen también las ayudas públicas y privadas. El mejor ejemplo lo han dado los jugadores y técnicos que se han hecho socios del Dénia,

Fuente: Las Provincias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*