El Dénia ha finalizado su pretemporada con un buen bagaje en cuanto a resultados. Ha jugado seis partidos con un balance de cuatro triunfos, el último en Polop donde ganó por (0-1), y dos empates. Ha marcado nueve goles y no ha encajado ni uno, lo que demuestra la solidez defensiva que tiene el equipo.
El trabajo durante estas semanas ha sido muy duro pues la plantilla ha llegado a acumular más de 30 sesiones de entrenamiento, lo que ha hecho que los jugadores hayan tenido que emplearse a fondo.
Del último partido hay que significar que los dianenses controlaron perfectamente a su rival y que fue Borja quien volvió a demostrar que es un jugador que, además de tener un buen uso del esférico, es un hombre que ve puerta con facilidad.
Ahora el equipo ya trabaja con la vista puesta en el inminente comienzo de la liga. El estreno de los dianenses será el domingo en el campo Olímpico del Terrassa, y será ahí donde tendrá que demostrar el momento de forma que tiene el conjunto que entrena Nino Lema.
De la pretemporada se pueden extraer algunas conclusiones. Una de ellas es la solidez defensiva que presenta este equipo, pues no le han creado muchas ocasiones de gol, algo fundamental en la categoría.
El planteamiento táctico del 1-4-2-3-1, que ya utilizó el técnico gallego en su anterior etapa al frente del equipo amarillo, prima el trabajo defensivo donde el delantero es el que tiene que presionar la salida del balón del equipo contrario.
La línea medular, cuando no tiene el balón, trabaja a destajo con continuos relevos en las coberturas y sobre todo una firmeza defensiva en el centro que hace que los rivales tengan muchos problemas para crear peligro.
En el ataque destacan las bandas, con Borja por la derecha y Gérika por la izquierda para llevar el peligro al área contraria. Todo está en regla para el comienzo de la liga.

Fuente: Las Provincias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*