El conjunto egarense atraviesa graves problemas económicos y sólo ha podido dar forma a la plantilla durante este mesParticipan los diez mejores equipos nacionales de nueve autonomías.

El Dénia quiere pescar en ese río de aguas revueltas en el que ahora mismo «navega» su primer rival de la liga, el Terrassa. El equipo egarense ha tenido muchos problemas para poder saldar la deuda que tenía con los jugadores, y esto provocó un cisma dentro de la entidad.
Al final la Federación Española de Fútbol dio su visto bueno a la sociedad limitada que se ha creado en el club catalán para arreglar todos los problemas económicos. Sin embargo, esta situación ha provocado que la confección de la plantilla se haya retrasado al máximo.
De hecho, ha sido durante este mes de agosto cuando se ha ido completando el plantel, por lo que apenas llevan dos semanas de preparación.
El técnico que comenzará la liga sentado en el banquillo del Terrassa es José Luís García, quien antes de llegar al Terrassa estuvo en el Algeciras. La plantilla está compuesta por muchos jugadores jóvenes, algunos llegados del fútbol francés, ya que Manuel Ferrer, uno de los dirigentes del Terrassa, es representante de jugadores y ha contactado con gente de futuro, haciendo una apuesta atrevida para su club. La plantilla en este inicio de campeonato está formada por Gerardo y Miguel Angel como porteros y en la línea defensiva están Zoo, David Canet, Gonzalo, Carroza, Oscar Sierra, Andersson e Idri.
En la línea medular se desenvolverán Mario, Jacob Ba, Erick, Joshua, Plaza, Issa Ba e Iván Diez. La delantera la forman Ramírez, Ramón, Ettien, Florián Spinelli y Heredia. Destaca en este equipo la presencia de Issa Ba y Cissokho, ambos procedentes del equipo francés del Auxerre de la primera división gala. Ba es internacional con la selección de Camerún en las categorías inferiores.
Otro dato a tener en cuenta respecto a este choque es el horario, ya que el Terrassa esta temporada ha marcado como horario oficial el de las 12 del mediodía, algo que es normal pero no en agosto, ya que la temperatura bajo la que se va a jugar el partido va a ser muy alta.
El césped del terreno de juego del Olímpico de Terrassa tampoco atraviesa su mejor momento, más bien presenta un aspecto irregular, por lo que esto puede dificultar el manejo del balón a lo largo de los 90 minutos de juego y perjudicará a los jugadores más técnicos.
Trabajo diario
Los dianenses siguen con su trabajo semanal, preparando el partido con total intensidad y sabiendo que va a tener la baja de Borja, que está sancionado con un partido por parte del Comité de Competición, un castigo que arrastra de la temporada pasada.
La buena imagen dada por el equipo durante los partidos de pretemporada (no ha perdido ni un sólo encuentro) hace que la expedición dianense sea optimista en este inicio de una liga que se presume muy igualada, ya que la mayoría de los equipos han tenido que recortar sus presupuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*